Una vez más, el diseñador argentino Cristián Mohaded toma material industrial descartado (de una fabrica de carpetas y alfombras) y lo aplica a un objeto de contemplación y lo transforma en una provocación sensorial de una manera verdaderamente poco convencional.



NINHO* utiliza los orillos (bordes de alfombras) desechados componiéndolos en múltiples capas superpuestas que se convierten en un pelaje rígido, conformando volúmenes y superficies definidas que sostienen al objeto en su abrazo. Su forma y color natural recuerdan el exterior de un nido y dan lugar a su nombre. 
Esta nueva edición limitada de objetos (mesas de centro y lámparas de mesa) complementa la colección de espejos y contenedores presentada en la Gallery Serge Bensimon (París) en el 2017